El código del bushido

El código del bushido

Los nueve principios de la sociedad japonesa
28 febrero, 2018
Las 7 lecciones del bambú
28 febrero, 2018

El código del Bushido es ampliamente conocido en todo el mundo. Se trata de una serie de reglas que regían el comportamiento y la vida de Los samuráis. La palabra “Bushi” significa “Guerrero” y la terminación “Do” Significa “Camino”.  O dicho de otra forma, el camino del guerrero. Lo que lo hace verdaderamente especial es su contenido. Por primera vez en la historia del ser humano, un guerrero se regía por unas directrices que incluían conceptos morales tales como la lealtad, el honor y la compasión entre otros.  No todo valía para ganar el combate a tu adversario. Actitudes como atacar a un enemigo por la espalda estaban totalmente prohibidas. Además, si un samurái mancillaba su honor, la única forma de restablecerlo era a través del Seppuku o también conocido por Harakiri. Un acto de valentía suprema en la que el guerrero atravesaba si vientre con una daga y abría en canal su estómago para desangrarse poco a poco en una agonizante muerte.

Lo más impresionante del código bushido era como conseguía que sus practicantes perdieran casi totalmente el miedo a la muerte y neutralizaran uno de los instintos más fuertes que el ser humano lleva innato desde su nacimiento, La supervivencia. Según los filósofos de la época, un hombre que ha perdido el miedo a la muerte, puede decidir con libertad y hacer siempre lo que cree correcto sin pararse a pensar en las malas consecuencias que esto pueda acarrearle.

El Bushido estaba regido por las 7 virtudes del guerrero:

  1. 義 Gi – Justicia (decisiones correctas)

Ser justos en las decisiones era fundamental. Antes de cualquier acción, un samurái debía de cuestionarse si estaba siendo justo o no.

  1. 勇 Yu- Coraje

Esconder la cabeza como un avestruz y no atreverse a levantar la voz cuando se considera que se debe de hacer algo, no es vivir una vida plena. Uno debe de ser capaz de sobresalir de entre una masa miedosa y actuar para hacer lo que cree correcto a pesar de que este acto pueda suponer un riesgo para sí mismo.

  1. 仁 Jin – Benevolencia

Largos años de entrenamiento confieren al samurái un gran poder que debe de ser utilizado con prudencia. Ser compasivo y benevolente con los débiles y los necesitados es también una forma para el samurái de realizarse como guerrero.

  1. 礼 Rei – Respeto, Cortesía

La crueldad y la necesidad de demostrar su poder no están entre las prioridades de un samurái. Incluso sus enemigos merecen respeto. Sin este gesto, no seríamos mucho mejores que los animales.

  1. 誠 Makoto – Honestidad, Sinceridad absoluta

La palabra de un samurái es sagrada. Decir que hará algo, es casi lo mismo que hacerlo. No necesita hacer una profesa formal para adquirir un compromiso. Basta con decirlo. Los samuráis dependen en gran medida de su credibilidad y esta ha de estar impecable.

  1. 名誉「名譽」Meiyo – Honor

Un samurái debe de mantener su honor libre de manchas a lo largo de toda su vida. Esta era una de sus principales prioridades. Cometer un acto deshonroso, podía ser motivo de suicidio por seppuku. La única forma de proteger el honor de un samurái, es a través de la integridad. Se precisa de un gran autodominio para conseguir que nuestros actos se mantengan alineados a nuestras creencias. Este era el duro camino del guerrero japonés.

  1. 忠義 Chuugi – Lealtad

La palabra Samurai viene del verbo “Samurau” que significa “Servir”. Un guerrero necesitaba estar bajo la tutela de un Daymio (Señor de la guerra) por el cual daría la vida si fuera necesario. La lealtad era fundamental para que un samurái pudiera lograr una carrera larga y provechosa.

Orígenes y evolución

El código del bushido ha ido evolucionando con el tiempo. En sus orígenes, principalmente consistía en una serie de reglas que se establecieron con el objetivo de adoctrinar bien a los soldados y prepararles para morir en la batalla si era necesario. La lealtad fue la columna vertebral del bushido durante cientos de años ya que se piensa que este código pudo nacer alrededor del periodo Kamakura. Sin embargo, con la llegada de los doscientos años de paz que el clan Tokugawa consiguió establecer en Japón durante el periodo Edo, las samuráis dejaron de luchar en batallas y comenzaron a vivir una vida en la que tenían más tiempo para la meditación, la reflexión, el estudio y la caligrafía entre otras disciplinas. El Bushido fue incluyendo cada vez más conceptos éticos y morales tales como el honor, la benevolencia y la honestidad. Se convirtieron en fieles súbditos con un alto nivel cultural, siempre aguardando el momento de volver a entrar en batalla para defender a su nación y a su señor.

El Bushido en la actualidad

Este código ha dejado una profunda huella en la sociedad japonesa que perdura hasta nuestros días. Su rastro se puede percibir incluso en los quehaceres cotidianos de los ciudadanos que habitan este país. Cualquiera que haya practicado las artes marciales japonesas sabe con certeza que estas virtudes están bien presentes en sus enseñanzas. Prácticas como la caligrafía o la ceremonia del té también llevan en su interior la esencia del bushido. El honor, la fidelidad y la honestidad son los 3 principios que casi vienen de serie en el subconsciente de los niños japoneses al nacer. Es asombroso como a día de hoy, todavía siguen protegiendo con fuerza la enseñanza de los valores como una pieza fundamental en sus vidas. Y creo que no nos equivocamos mucho al decir que el código del bushido, tiene mucho que ver en esto.

Si te ha gustado esta entrada sobre el bushido japonés, ayúdame a difundirla con otras personas y comparte este artículo en tus redes o mándaselo a alguien a quien creas que le puede interesar 🙏 También me encantará leer tus comentarios sobre lo que te ha parecido. ¡Déjame uno! Siempre contesto 😉

Además, si quieres seguir aprendiendo sobre las enseñanzas más valiosas que la cultura japonesa tiene para ofrecer, me gustaría recomendarte el libro del cual soy autor, “El Sistema Hanasaki, los 9 pilares de Japón para una vida centenaria con sentido”. Puedes descargarte el primer capítulo completo de forma gratuita aquí . Así podrás valorar si te gusta el contenido 😃

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Marcos Cartagena
Marcos Cartagena
Soñador de nacimiento, samurai de corazón y apasionado de la cultura japonesa. Hoy me dedico a divulgar todo lo que japón me ha enseñado en los más de 16 años que llevo conectado al país del sol naciente. Soy Co-fundador de www.descubriendojapon.com, una agencia especialista en organizar viajes con "Alma" a Japón con los que poder conectar con su verdadera esencia y autor del libro El Sistema Hanasaki, los 9 pilares de Japón para una vida centenaria con sentido.

7 Comments

  1. manuel. dice:

    creo que en latiamerica. nuestros lideres. conocen, esto.pero… creo carecen de honor.

    • Hola Manuel. La mayoría de las personas, los conocemos de alguna forma o de otro. Lo difícil es adoptar la voluntad de seguirlo a pesar de que en ocasiones, vayan en contra de lo que nosotros mismos queremos. Eso lo que hace que el camino del bien sea el camino más complejo. Aunque desde mi punto de vista, también es el más glorioso y gratificante 🙂 Ojalá algún día los políticos en general sean personas con más principios. Así el mundo funcionaría mucho mejor.

  2. Fernando Tlatilolpa dice:

    Desafortunadamente aquí en México difícilmente hay personas que quisieran aplicar el Bushido en su vida, la corrupción y la falta de respeto están muy arraigadas. Saludos.

  3. Yo no puedo compararme ni acercarme 1 km a estos preceptos que seguían los samurai; pero al menos trato en todo momento de cumplir con el MAKOTO, algo que sin ser samurai me lo inculcó mi padre cuando era niño. La palabra es el único patrimonio que tenemos y debe ser respetada; hoy en día es un concepto totalmente sub valuado y desvalorizado, muy pocas personas cumplen con su palabra; y me refiero a cosas simples, como respetar un horario (ser puntual) si uno dice “te llamo el viernes a las 9 am” la otra persona ni siquiera debería cuestionarse “me llamará ?”. Cuando digo algo lo cumplo, y si por alguna razón, motivo, o circunstancia de fuerza mayor, me veo impedido de cumplir lo que dije, pediré las disculpas del caso dando las explicaciones que corresponda, tratando por todos los medios a mi alcance de reparar las consecuencias de la palabra no cumplida. Los demás principios como la lealtad, sinceridad, justicia, respeto, etc. no son tan difíciles de aplicar, solo deberíamos tener los maestros correctos cuando somos niños y vamos al colegio; desde allí parte todo, por eso la importancia de una temprana educación de calidad y con principios como el Bushido.

    • Hola Daniel. Muy interesante tu reflexión. El Makoto sin duda es una de las partes más importantes del Bushido y algo que se echa mucho de menos hoy en día. Cumplir con la palabra es tan importante… es quizás nuestra posesión más valiosa, la confianza que generamos. Espero que este artículo inspire a otras personas a adoptarlos también. Yo por mi parte haré todo lo que pueda por que así sea!

  4. Yolanda dice:

    Hola Marcos,

    no me extraña que desde joven sintieras atracción por la figura del SAMURAI :
    sus principios son muy inspiradores.

    Me gusta la película ‘El último Samurai’ y en concreto la escena en la que el capitán Nathan Algren,durante su paseo diario, reflexiona sobre las gentes del pueblo que lo está acogiendo:
    “Desde el momento que despiertan se dedican a la perfección de la tarea que tienen encomendada, fuere cual fuere”. Nunca he visto semejante disciplina.”

    No entiendo mucho de artes marciales pero me gusta ver ciertas películas de vez en cuando porque me reflejan fortaleza de mente/espíritu.
    La última que vi fue ‘Sin Miedo’ (2006) y me gustó.

    Un saludo y feliz día.
    Yolanda

    • Hola Yolanda! Supongo que te imaginas que yo también soy un gran fan de la película el último samurai. Esa frase que has puesto es preciosa y resume muy bien la voluntad de los japoneses por buscar la excelencia en todo lo que hace. Una cualidad que sin duda les honra. De hecho, ahora que me la has recordado, voy a volver a verla! y me anoto también la de sin miedo en la lista 😉 Muchas gracias por tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *