Shibumi: La elegancia de los sencillo y austero

Shibumi: La elegancia de los sencillo y austero

Ep 1. Las enseñanzas del señor Tokuda
16 octubre, 2020
Ep 2. Emprende con consciencia y maximiza tus probabilidades de éxito con Jesús Alonso
21 octubre, 2020

Shibumi

Cuando hablamos de Shibumi hablamos de algo sincero, sin artificios. Algo natural y sin pretensión ninguna de destacar. Es lo que es y nada más. Pero justamente por ese motivo, es incluso más bello y elegante. No aspira a enmascarar una realidad que no existe. Hoy, en la serie de Las 100 palabras más bellas de Japón, voy a hablaros de un término que se respira en el ambiente de la cultura tradicional japonesa.

Shibumi

渋み

Cuando resides en Japón el tiempo suficiente como para poder profundizar un poco acerca de cómo son de verdad los japoneses, te das cuenta de que hay una serie de aspectos a los que por naturaleza ellos le tienen una gran estima. Una de esas preferencias innatas se encuentra el término de Shibumi. Una palabra que se utiliza para elogiar la estética real y carente de artificios.

Originalmente viene del adjetivo Shibui (渋い) que significa “Amargo” o “Astringente”.  Haciendo referencia por ejemplo, a ese sabor áspero de un Kaki que no ha tenido el tiempo suficiente de madurar. Sin embargo, el sentimiento que contiene la palabra japonesa Shibumi no es negativo. Todo lo contrario. Para ellos el sabor amargo no tiene porqué ser necesariamente desagradable. Es una de esas cosas en la vida que a veces hace falta aprender a valorar.

kinkakuji

El té matcha y el Kinkaku-ji

Poco después de llegar a Japón en el que sería mi primer año en el país, crucé la ciudad con mi bicicleta hasta la zona norte de Kioto donde se ubica el gran Kinkaku-ji o templo dorado. Cientos de veces había visto esa imagen en fotografías, pero en aquel momento sabía que por fin la retina de mis ojos lo contemplaría en vivo, con toda su excelencia. Podría ver el reflejo de ese hermoso edificio de color de oro en la superficie tranquila del lago sobre el que fue construido. Ese día se convirtió en un recuerdo muy especial para mí. No solo quedé maravillado durante horas con el majestuoso Kinkaku-ji, sino que además encontré una casa tradicional de té en el interior del recinto. ¿Había algo mejor que probar el té matcha en un lugar como ese después de haber disfrutado de la que posiblemente, es una de las imágenes más bonitas del mundo? Por supuesto que no.

Todavía recuerdo como si fuera ayer aquel primer sorbo de té japonés Matcha. El mismo que preparan en la famosa ceremonia del té. No tenía ni idea de cómo sería su sabor al margen de las especulaciones sin fundamento que en mi mente había ideado hasta entonces. ¿Y sabéis que? ¡Estaba amargo! No sé muy bien por qué, pero pensaba que sería dulce. Quizás esa creencia errónea era debido a que durante toda mi vida había tomado el té con azúcar. Sin embargo, los japoneses nunca le echan edulcorantes. Ellos prefieren disfrutar del té tal como es, sin añadidos.

Matcha

El placer de descubrir la esencia Shibumi

A mí personalmente me sorprendió el sabor. Fuerte, amargo y con un toque a hierba fresca. Estuve a punto de dejar la taza y darlo por perdido después de ese primer e impactante sorbito. Pero el lugar mágico en el que me encontraba, con un hermoso jardín japonés frente a mí, sentado en el suelo de tatami y viendo como aquellas mujeres vestidas de kimono pasaban en sigilo a mi lado para llevar y recoger las tazas de los otros clientes, me dio fuerzas para darle una segunda oportunidad.

Poco a poco fui olvidándome de su toque amargo y empecé a apreciar su verdadera esencia. Empecé disfrutar del Shibumi.  De lo que es perfecto sin la necesidad de tener que añadirle algo que aparentemente le falta. De la elegancia de lo sencillo y austero. Ese fue sin saberlo, mi primer contacto con un concepto que con los años he ido incorporando en mi vida diaria.

El ser humano invierte a veces mucho tiempo en adornar, cubrir y enmascarar algo que ya de por sí es bonito. Cuantas veces nos complicamos la vida trabajando para llenar el vacío que en realidad, ya estaba lleno. Creo que hoy en día más que nunca, necesitamos ser capaces de apreciar la realidad tal cual es, sin aditivos. Porque en esencia, la realidad es Shibumi y por ello es hermosa.

Como esta, hay muchas otras enseñanzas que se pueden extraer de la cultura japonesa y que a mi personalmente me han ayudado mucho a construir una vida mejor de la que ya tenía. Estoy 100% comprometido en compartir con el mundo todo lo que he aprendido en mis más de 16 años de conexión con Japón.  Y por ello, a todos los lectores de mi blog me gustaría regalaros el ebook “9 grandes enseñanzas de Japón” en el que he reunido  algunos de los aprendizajes más valiosos que he obtenido de su cultura.

Descárgalo aquí

Por otro lado, si te ha gustado la palabra japonesa Shibumi y su austero significado, ayúdame a difundirla con otras personas y comparte este artículo en tus redes o mándaselo a alguien a quien creas que le puede interesar. También me encantará leer tus comentarios sobre lo que te ha parecido. ¡Déjame uno! Siempre contesto 😉

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 9

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Marcos Cartagena
Marcos Cartagena
Soñador de nacimiento, samurai de corazón y apasionado de la cultura japonesa. Hoy me dedico a divulgar todo lo que japón me ha enseñado en los más de 16 años que llevo conectado al país del sol naciente. Soy Co-fundador de www.descubriendojapon.com, una agencia especialista en organizar viajes con "Alma" a Japón con los que poder conectar con su verdadera esencia y autor del libro El Sistema Hanasaki, los 9 pilares de Japón para una vida centenaria con sentido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *