Gaman: La perseverancia de continuar a pasar de la adversidad

Gaman: La perseverancia de continuar a pasar de la adversidad

Daikichi: La gran suerte
20 febrero, 2020
Nankurunaisa: El tiempo todo lo cura
9 marzo, 2020

 

 

Hoy os traigo una palabra que de corazón, espero que os acompañe siempre a lo largo de vuestra vida. Es la nº 15 de la serie #Las100PalabrasMasBellasdeJapon. Su significado nos dará a entender lo importante que es ser capaz de perseverar y no rendirnos cuando encontramos algo que realmente queremos hacer realidad en nuestra vida.

Gaman

“La perseverancia de continuar a pasar de la adversidad”

Si me paro a reflexionar acerca de las actitudes más valiosas que tienen los japoneses, de entre varias posibilidades que me vienen a la cabeza, sin duda una de ellas sería la perseverancia. Y de alguna forma, “Gaman” hace honor a esta noble palabra que tanto puede aportarle a aquellos que la apliquen en su vida. La capacidad de permanecer en camino a pesar de las dificultades. De aguantar y estar ahí, siempre que sea necesario hasta que por fin, la puerta que permanecía cerrada en todos los intentos anteriores, ahora nos guiña un ojo y se abre para dejarnos paso.

Si no hubiéramos persistido, no habríamos conseguido lo que nos habíamos propuesto. Si no nos hubiéramos dicho a nosotros mismos en lo más profundo de nuestro interior, Gaman, aguanta, no te rindas, muy probablemente habríamos abandonado cuando más cerca estábamos de conseguirlo.

Una de las actitudes que más me han ayudado en la vida, ha sido sin duda la de ser perseverante. Eso mismo me ocurrió cuando decidí que algún día iría a vivir a Japón y tuvieron que pasar 10 años para poder hacer realidad el sueño. La espera fue larga, pero la recompensa hizo que todo el esfuerzo valiera la pena.

Cuando pienso acerca de la perseverancia, en ocasiones me viene una pregunta que a día de hoy no soy capaz de contestar. ¿Cuándo la perseverancia se convierte en tozudez? ¿Cuándo es el momento de desistir de una idea y dejar de estrellarse contra un muro? O ¿Cómo sabes si ese muro que parecía indestructible, en realidad podía haber caído si hubiéramos seguido empujando?

Esto es algo que deberíamos de tener en cuenta. La perseverancia, aunque alberga el potencial de convertirse en una de nuestras mayores aliadas, también puede ser lo contrario si no somos capaces de interpretar las señales. ¿Hasta cuándo seguimos? Una pregunta con muy difícil respuesta. ¿Hasta que el corazón diga basta? ¿Hasta que nuestra intuición nos suplique que cambiemos el rumbo? No estoy seguro, pero algo me dice que por ahí andan los tiros.

Aun así, mi recomendación personal es que, si queremos algo de verdad, esperemos a que las señales que nos indican que debemos de desistir de nuestra idea, sean tan abrumadoras que se conviertan en el único camino posible. Hasta entonces, Gaman.

Si te ha gustado la palabra Gaman y su perseverante significado, ayúdame a difundirla con otras personas y comparte este artículo en tus redes o mándaselo a alguien a quien creas que le puede interesar 🙏😊 También me encantará leer tus comentarios sobre lo que te ha parecido. ¡Déjame uno! Siempre contesto 😉

Marcos Cartagena
Marcos Cartagena
Soñador de nacimiento, samurai de corazón y apasionado de la cultura japonesa. Hoy me dedico a divulgar todo lo que japón me ha enseñado en los más de 16 años que llevo conectado al país del sol naciente a través del sistema "Los 9 pilares de una vida centenaria con sentido". Una buena forma de lograr una vida más larga y mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *